LA FIGURA DEL PROGENITOR AFÍN. Por Patricio Jesús Curti.

El notable incremento de las llamadas “familias ensambladas” con un fuerte basamento en la doctrina de la “socioafectividad” ha llevado al Código Civil y Comercial de la Nación a introducir normas que buscan cooperar para que las personas adultas dentro del ámbito familiar lleven a cabo adecuadamente las funciones de cuidado y educación de los niños, niñas y adolescentes que habiten el hogar.

Esta cuestión se entrecruza con el mandato constitucional-convencional traído por la Convención sobre los Derechos del Niño que evidencia la protección de las personas menores de edad en función de un “concepto amplio de familia” que incluye a los adultos que representen vínculos significativos y afectivos en su historia personal, como así también en su desarrollo y asistencia.

Texto completo.