ANTIJURIDICIDAD COMO PRESUPUESTO DE LA RESPONSABILIDAD CIVIL POR DAÑO AMBIENTAL. SU REFORMULACIÓN A PARTIR DEL NUEVO CÓDIGO CIVIL Y COMERCIAL. Por Pablo Lorenzetti.

El presente trabajo se propone estudiar los perfiles de la antijuridicidad –entendida como presupuesto de la responsabilidad civil– a la luz del daño ambiental.

Es sabido que para que se active el sistema de responsabilidad por daños resulta indispensable la verificación de sus requisitos de procedencia: acción u omisión, daño, antijuridicidad, relación de causalidad y factores de atribución.

La doctrina y la jurisprudencia han centrado la discusión en los últimos años respecto de las adaptaciones y modificaciones que exigen los “nuevos” tipos de perjuicios en relación, fundamentalmente, al daño y a la relación de causalidad.

Sin dudas que se trata de dos presupuestos de esta rama jurídica cuyo estudio ha planteado y planteará grandes e interesantes desafíos.

Sin embargo, pensamos que el nuevo sistema de responsabilidad por daños que diseña el Código Civil y Comercial de la Nación nos invita también a profundizar algunas disquisiciones sobre otro de los institutos mencionados ut supra: la antijuridicidad.

Los novedosos contornos que el sistema de derecho privado otorga a la antijuridicidad –receptando claramente la opinión de gran parte de la doctrina y de la jurisprudencia que precedió a la fuente legal en examen– concurrirán, junto al microsistema protectorio del ambiente, a formar la norma jurídica concreta a la hora de intentar solucionar los conflictos que presentan los riesgos y los daños a bienes colectivos ambientales.

Es por esta circunstancia que juzgamos como sumamente útil aportar aunque sea algunos breves comentarios acerca de la teoría general de la responsabilidad civil plasmada en el nuevo Código, tendientes a facilitar los necesarios intercambios que deberán entablarse con el microsistema protectorio del ambiente.

En esta línea, ya no será posible abstraerse de esta teoría general o contraponerla a los principios que surgen de la normativa específica (léase ley 25675 y demás legislación concordante).

La tesis principal de este ensayo se apoya en que el Código Civil y Comercial de la Nación ha receptado un concepto de antijuridicidad perfectamente utilizable para la resolución de casos vinculados a daños colectivos, el cual deberá “dialogar” con las fuentes provenientes del microsistema que pretenden regular los supuestos de responsabilidad civil por daño ambiental.

Intentaremos entonces desarrollar una serie de ideas sobre la antijuridicidad, partiendo de tres fuentes jurídicas diferentes, en orden cronológico a como ellas se fueron presentando: el Código Civil de Vélez Sarsfield, la Ley General del Ambiente 25675 y, finalmente, el nuevo Código Civil y Comercial de la Nación.
Luego nos dedicaremos a evaluar las particularidades que podría presentar la interpretación de las causas de justificación que regula la teoría general del nuevo Código en relación a los daños ecológicos.

Finalmente, y en forma previa a formular una serie de reflexiones conclusivas, exploraremos someramente algunos desafíos o caracteres específicos que podrían predicarse respecto de la antijuridicidad como presupuesto de la responsabilidad por daños en su reinterpretación bajo el prisma ambiental.
Aclaramos, por último en esta introducción, que el Código Civil y Comercial de la Nación unifica el sistema de responsabilidad civil contractual con el extracontractual.

Sin embargo, y a los fines de este artículo, centraremos nuestras reflexiones en la operatividad de la antijuridicidad como presupuesto de la responsabilidad civil extracontractual, dejando para otro momento el estudio de la interesante y compleja temática del incumplimiento obligacional derivado de los vínculos contractuales.

Texto Completo